Autores

EDMUNDO PAZ SOLDÁN

EDMUNDO PAZ SOLDÁN

Cochabamba,  Bolivia, 1967.

Edmundo Paz Soldán ha publicado, entre otras, las novelas Río fugitivo (Alfaguara, 1998), Los vivos y los muertos (Alfaguara, 2009),  e Iris (Alfaguara, 2014). Una selección de los cuentos que integran sus libros Las máscaras de la nada (Los amigos del Libro, 1990), Desapariciones (Ediciones Centro Simón I. Patiño , 1994), Amores imperfectos (Alfaguara, 1998) y Billie Ruth (Páginas de Espuma, 2012) da sustento a Las dos ciudades (Metalúcida, 2014). Con la reedición de El delirio de Turing, Paz Soldán publica su segundo título en Metalúcida.


Extractos

Sobre Las dos ciudades:

“Dios-autor, Edmundo Paz Soldán regresó en los relatos de Las dos ciudades (Metalúcida) a aquello que «en el principio era el Verbo». La palabra crea la realidad, o mejor: la re crea. Ya el título del libro da la pista de una segunda versión, que puede ser falsa, mejorada o, por qué no, ambas. Entonces, la Ciudad Blanca pierde su historia de paredes inmaculadas en manos de anónimos poetas grafiteros; el más exitoso de los autores de crucigramas inventa un mundo de palabras inexistentes; un universo de libros fotocopiados ruega silencio. En la imaginación desbocada de Paz Soldán —más de 50 relatos en 170 páginas— hay una ciudad inexistente de seis millones de habitantes que todos los días deben trasladarse a otras ciudades vecinas para comprar pan, leche, ver una película o ir a la escuela.”

Patricio Zunini

 

Sobre Las dos ciudades:

“Paz Soldán se mueve sin ser visto ni oído en un sitio que parece no aceptar ninguna ternura sentimental para los débiles. En todo caso, prefigura una marginalidad como violencia narrativa y delación que aísla al lector convirtiéndolo en cómplice. En ese sentido, Las dos ciudades se despliega entre dos extremos, como un universo desconfiado pero indispensable para rodear desprevenido las normas morales de todo destino perpetuo.”

Pablo Milani 

 

Sobre Las dos ciudades:

“En 1827 Charles Fourier publicó un anuncio diciendo que cada mediodía estaría en su casa de Saint-Pierre esperando al anónimo mecenas dispuesto a costear su primera comunidad teorizada llamada “Falansterio”, en la que cada individuo trabajaría acorde a sus pasiones. Louis-Auguste Blanqui, pasó la mitad de su vida encarcelado y, en su última prisión en Le Château du Taureau, escribió L’Éternité par les astres preguntándose qué hombre no se presenta a veces en una encrucijada, mientras que Georges-Eugène, Barón Haussmann rediseñaba la capital francesa tal como hoy la conocemos. Las dos ciudades, en el siglo diecinueve, parecían dos utopías diáfanas y antagónicas entre sí. Dos siglos más tarde, el galardonado escritor boliviano Edmundo Paz Soldán, con un soberbio empleo del lenguaje y de las técnicas narrativas al servicio de su riqueza imaginativa, nos relata, a través de sus páginas, que esas dos ciudades, que acompañaron a la humanidad desde su principio y levantadas sobre los ejes de ideologías opuestas, ya no son tan fáciles de disociar, como si fuesen siamesas unidas por la contradicción, la manipulación, el dominio tecnológico sobre las libertades del ser humano y, apoyándose a veces en el género fantástico, el absurdo, el realismo social o el microrrelato, Edmundo Paz Soldán nos detalla con precisión artesanal, las pérdidas de los valores tradicionales de la familia, la angustia existencial del hombre posmoderno, la violencia como manera de relacionarse, el fin del idealismo y la despreocupación por las injusticias. Al final del libro, plasmada de sugerentes metáforas que describen una polémica atracción de diversiones, un hombre insatisfecho por no poder extraviarse en el camino a su casa o aquél que, por culpa del exceso de realidad, su vida se va diluyendo a nada, nos situamos al pie de la reconstrucción de esas dos ciudades acorde a los tiempos que corren.”

Damian Marcel

 

Sobre El delirio de Turing:

¿A qué llamaríamos hoy en día una utopía, un sueño, una ideología justa? Pareciera difícil imaginarlo, llegar a una conclusión en la que todos estuviésemos de acuerdo, dejando las diferencias a un lado. Sin embargo, bastaría con hojear durante algunos segundos El libro negro de Vasili Grossman para valorar la paz  religiosa que regocija nuestras almas a diario, aunque llevemos los bolsillos llenos de deudas y nos pesen como grillas sujetadas a los tobillos. Edmundo Paz Soldán, uno de los prosistas latinoamericanos más reconocidos en la actualidad, nos narra en su laureada novela El delirio de Turing, a través del mundo criptológico  que una vez había ayudado a que se pusiese fin a la barbarie nazi en el mundo, cómo ese enemigo posmoderno, la globalización y su sistema económico han creado microclimas para unos pocos beneficiados, aunque el mundo del consumo y las marcas, de una manera u otra, terminen perjudicando a todos, vaciando sus vidas sea por falta de ingresos o por tener demasiado poder. Este thriller, escrito con una envidiable economía de palabras y a su vez apostando por la constante renovación del lenguaje, de hackers y pasillos judiciales, nos describe la decadencia de una manera de gobernar que sembró el terror durante décadas pasadas y nos presenta a un joven llamado Kandinsky  que, como aquel Turing en la segunda guerra mundial, aparece como una luz esperanzadora al final del túnel que, seguramente, en años posteriores, la magistral pluma de Paz Soldán se encargará de volvernos hacer pensar ya, entonces, indagando sobre este nuevo personaje en el que una vez depositamos toda nuestra fe de cambio.

Damian Marcel

Libros

Libros